Zorzal Turdus philomelos

Zorzal Turdus philomelos

Orden de los Passeriformes

Familia Turdidae.

Tiene una   llongitud entre los 20 a 22 cm. y una envergadura sobre los 33-36 cm

Es un Zorzal de tamaño medio con el dorso de color pardo, la parte del vientre es de un color blanco con  tonos amarillentos y motas de color marrón, siendo en forma de cuña en la zona del cuello.

Se suele posar en lo alto de los arboles y arbustos para cantar.

Zorzal alimentándose de las bayas de un Aligustre de bola.

El zorzal construye un prolijo nido de barro sobre un árbol o arbusto y empolla cuatro o cinco huevos azules con manchas oscuras. Es un ave omnívora que tiene la costumbre de utilizar una determinada piedra a modo de yunque donde romper caracoles, consume una gran variedad de invertebrados.  En la Península prefiere los frutos de acebos, olivos, enebros, sabinas y lentiscos.. De la misma forma que sucede con otros paseriformes, lo afectan parásitos externos e internos, y es víctima de predadores como gatos y aves de presa.

Zorzal en pleno vuelo.

El zorzal común consume una gran variedad de invertebrados, pero muestra una especial predilección por los caracoles, cuya concha rompe sobre una piedra o una rama . En otoño e invierno su dieta se hace más vegetariana e incluye frutas, bayas y semillas de todo tipo, tanto silvestres como cultivadas. En la Península prefiere los frutos de acebos, olivos, enebros, sabinas y lentiscos.

El periodo reproductor de estas aves es prolongado, ya que puede iniciarse a finales de febrero o primeros de marzo y concluir, en las parejas más tardías, a finales de agosto o principios de septiembre, si bien lo habitual es que comience en el mes de abril. La construcción del nido corre a cargo de la hembra, que suele instalarlo en la horquilla de un árbol o arbusto, en alguna repisa rocosa protegida por vegetación o, incluso, en el suelo. Para su confección utiliza raíces, hierbas y ramitas que teje hasta formar una consistente y compacta taza, reforzada con barro y tapizada internamente con materiales más suaves. La puesta consta de tres a cinco huevos de color azul claro y muy moteados, que generalmente incuba la
hembra durante 10-17 días. Los pollos nacen en mayo o junio y son alimentados por ambos progenitores durante 11-17 días. Transcurrido ese
tiempo, los jóvenes habrán completado su desarrollo; no obstante, dependerán de los padres algunos días más hasta lograr alimentarse de manera autónoma. Es habitual que las parejas realicen dos o tres puestas, e incluso, de forma extraordinaria, cuatro; de ahí su amplio periodo reproductor.