Nomenclatura :  Pistacia teberintus  (Terebinto, cornicabra. Potina, púdol, torzebuch.)

FAMILIA: Anacardiaceae

DISTRIBUCIÓN Y HABITAT:  Se encuentra en laderas pedregosas, al pie de peñascos, crestones y paredes y en gravas fluviales, con orientación solana dominante; en ambiente de encinar o quejigar.

Se distribuye por la región mediterránea y Portugal, estando en la Península Ibérica por buena parte del territorio, faltando o escaseando en el cuadrante NW, parte del Sistema Central y valle del Guadalquivir. En Aragón aparece en el Sistema Ibérico, siendo rara en las zonas llanas, y Prepirineo, penetrando al N por el Valle de Hecho. En la Depresión del Ebro es muy rara, encontrándose en las faldas del Prepirineo y Sistema Ibérico, con algunos puntos hacia el E.

 

DESCRIPCIÓN: Es un árbol dioico, es decir, que existen ejemplares machos y hembras. Para que una población sea viable debe contar con ejemplares de ambos géneros. Tiene el tronco gris y muy aromático, puede presentar varios troncos o tallos cuando crece en forma de arbusto. Alcanza generalmente 5 m de altura, aunque en ocasiones excepcionales puede llegar hasta los 10. Hojas alternas, compuestas, imparipinnadas, con 3 o 9 folíolos de color verde intenso; de unos 10 cm o más de longitud y textura semicoriácea. Generalmente, son más grandes y redondeadas que las del lentisco, recordando a las hojas del algarrobo. Las flores van del púrpura al verde. Su fruto es del tamaño de un guisante y vira del rojo vivo al marrón, dependiendo del grado de maduración. Toda la planta emite un fuerte olor amargo, resinoso o medicamentoso. En el periodo vegetativo se desarrollan “agallas” en forma de cuerno de cabra que se producen en las hojas y folíolos tras la picadura de insectos. Se multiplica por semillas y por esquejes. A pesar de deslucir por la presencia de las agallas, es un árbol muy vigoroso y resistente que perdura en zonas degradadas donde otras especies han sido eliminadas.

Rango altitudinal: 160-1260 mts.
Época floración: Abril-Junio
Altura: 2 a 3 mts.

CITAS Y COMENTARIOS:  El nombre común en español de cornicabra se debe a que la planta presenta con frecuencia unas agallas de forma alargada, que se parecen al cuerno de las cabras. Estas agallas son provocadas por un pulgón, específico de la cornicabra, que se cría dentro de las agallas. Se especula que la presencia del insecto estimula las defensas de la planta haciéndola poco apetecible para los herbívoros y favoreciendo así que sean más comunes los ejemplares parasitados en las zonas donde el pastoreo es más frecuente.