Esta segunda etapa (17 km.) y la tercera (14 km), decidimos hacerla en un solo día, por necesidades de logística y de tiempo. Zita solo tenia dos días de permiso y nos era imposible evacuarla por pistas ya que están todas cerradas y hacer dos etapas y dejarse la ultima ninguno queríamos que sucediera.

Asi pues nos levantamos de noche todavía para poder dar de comer a Brasil y poder colocarle la carga suya.

Desayunamos, nos preparamos las mochilas, retiramos las tiendas y nos ponemos en camino para completar estas dos etapas que juntas suman 31 kilómetros del ala.

Segunda etapa, patrocinada por: Djamal Benamrouche, Andreea Fruits, El Calamochino, Precocalsa y Grupo Bailon.

Esta segunda etapa esta patrocinada por un conglomerado de empresas de distinta procedencia: Djamal Benamrouche, estructuras metalicas, de Ricla. Andreea Fruits, de Ricla. El Calamochino, jamones, de Calamocha, Precocalsa, prefabricados de hormigon, de Epila. Grupo Bailon, granjas avicolas. ¡GRACIAS A TODOS POR VUESTRA COLABORACIÓN!.

Salimos algo tarde, para una jornada tan larga, pero con ANIMO. Cruzamos el río Isuela y nos adentramos por los caminos por encima de las huertas de Tierga. Apenas llevamos un kilometro cuando abandonamos los caminos y nos adentramos por una senda muy pedregosa que nos lleva por lo alto del Isuela. Atras queda Tierga y sus gentes, que tardan en abandonar nuestras mentes para centrarnos en el camino que nos queda por recorrer, ¡que no es poco!.

Inicio de la senda por la ribera del Isuela.

Brasil pareCe que se desenvuelve bien por esta senda, pero las piedras le hacen tropezar y perder una de las herraduras, lo cual nos hace replantear todo y decidimos regresar a Tierga . Brasil esta bien, pero la tristeza y pesadumbre nos invade a todos. De regreso a Tierga, no voy a ocultar que en mas de una ocasión se me paso por la cabeza abandonar el proyecto, pero el animo y decisión de mis compañeros pronto me aparto esa idea de mi mente y sobre todo la imagen de tanta gente que esperaba de nosotros que llegáramos hasta el final del proyecto. Desde el principio de este contratiempo pasaban por mi mente las imágenes de los chicos y chicas de Adispaz y que era por ellos por lo  que estábamos aqui.

Entre todos comprendimos que nadie había imprescindible en este proyecto, que lo importante era realizarlo por la gente de Adispaz. Fran enseguida se puso a racionar la comida y el agua que se podía necesitar para llegar en dos días a la cima del Moncayo. los demás vaciamos de nuestras mochilas todo lo superfluo para aligerar el peso y dejar sitio a la comida y el agua. Decidimos retomar la ruta desde la entrada del barranco de Valdeplata. Fran  se quedaría en Tierga a la espera de poder contactar con el transporte del coche y el remolque que se los llevaría hasta Ricla  donde tiene su cuadra Brasil. Los demás y gracias a un vecino de Tierga que nos acercaría en su coche hasta el barranco de Valdeplata, nos disponíamos a seguir la ruta.

¡Por fin otra vez en ruta!. Son las 10 de la mañana cuando empezamos a andar. Como bien sabíamos, íbamos a estar sin cobertura por lo menos hasta llegar al collado de Campo, asi que nuestra preocupación sobre Fran y Brasil nos iba a acompañar hasta ese punto.

El sol pegaba de lo lindo, no habia tantas mariposas como el domingo anterior pero alguna se dejo notar,  y alguna que otra garrapata también nos acompaño en este valle, sobre todo en la ultima parte antes de llegar al refugio de Campo.

 

ya conseguidos los 1000 metros de altura

El paisaje es grandioso, como todo en El Moncayo.

Poco a poco vamos ganando altura y nos aproximamos a los 1.300 mts s.n.m. que es donde se encuentra el refugio de Campo

Primera imagen del Refugio de Campo.

¡Por fin llegamos al refugio!, y a el final de la segunda etapa. En el refugio nos encontramos con dos pastores que tiene el rebaño en la zona de pinos gozando de la sombra. Le pedimos a uno de ellos que nos hiciera una foto con el móvil y esto es lo que salio, ¡y eso que la hemos mejorado!.

 

Los pastores, se encontraban preparando la comida y estuvimos hablando del recorrido que nos quedaba. como no nos invitaban a comer, decidimos seguir el camino y comer mas adelante, dando por finalizada la segunda etapa y comenzando la tercera, pero eso es otra historia.

DE LA ALMUNIA AL MONCAYO . ¡TODO DERECHO!

¡QUIERO! ¡PUEDO! ¡SOY CAPAZ!