El porque de BARBATUS.
Cuando a principio de los años 70 me fui a estudiar a Zaragoza, y tras pasar un invierno dando tumbos por salones recreativos, algún partido de fútbol del Real Zaragoza y salas de cine, ingrese en los Boys Scouts (o como se escriba). Esto ya era otra cosa.

Llegado el momento, en los boys scouts, habia que elegir el animal totem que en teoría iba a protegerme y marcar mi vida.

En esto estaba cuando  en una de esas correrías por Zaragoza, creo que era en o por la calle San Jose, había un concesionario de coches o un taller, con un escaparate grande donde se veían los coches , y al fondo del salón había disecado un buitre grandioso pero distinto a los buitres que yo tenia identificados, no tarde mucho tiempo en informarme de que ese buitre era un QUEBRANTAHUESOS (Así con mayúsculas).
No lo dude mucho en elegir el nombre de quien seria mi animal totem. Tarde años en enterarme que ese quebrantahuesos tenia nombre científico (
Gyapaetus barbatus ).

Pasaron muchos años antes de que viera un Quebrantahuesos en libertad. Muchos años escalando en Riglos y haciendo montaña por Ordesa, Canfran y el Valle de Tena, pero nunca vi uno en libertad. Tras unos avistamientos fugaces en Años recientes, que tampoco puedo asegurar que fueran Quebrantahuesos, en las zonas del Turbon y Cotiella, no fue hasta el este año 2010, en la semana santa en que en compania de Jorge nos fuimos a los miradores de Revilla y allí estuvimos frente a frente, El Quebrantahuesos y yo. Valio la pena esperar, aunque las fotos dejaran mucho que desear, pero pude verlos con ayuda de prismáticos y telescopios terrestres. Puedo decir que las lagrimas asomaron en mi rostro emocionado ante la presencia de tan majestuosos señores del vuelo.